ESCUELA INDUSTRIAL “CONCEPCIÓN QUIRÓS PÉREZ”
 
COMPROMISO DOCENTE
  
Con base en las observaciones y sucesos que ocurrieron en el semestre anterior se le sugiere al docente que antes de iniciar su nuevo curso revise, analice y se esfuerce en cumplir con los siguientes puntos:
 
1. El maestro debe considerar al alumno como una persona con dignidad inalienable
No se debe considerar al alumno como si fuera sólo algún objeto, que sirva para que el profesor trabaje con él y pueda cumplir con los requisitos que se le piden. El docente no olvidará nunca que cada alumno es una persona única e irrepetible y por lo tanto inmensamente valiosa.
 
2. No se deberá discriminar a los alumnos por diferente condición socioeconómica o de otro tipo
El profesor no deberá dar un trato en forma despreciativa, de poco interés o indigna, al alumno, que por tener una situación económica, cultural, de preferencia sexual, racial, de discapacidad física o intelectual. Si lo hace estará conculcando la dignidad de los alumnos que se ponen en sus manos. Por consiguiente no deberán de fomentar actitudes de discriminación de ningún tipo.
 
 
3. Deberá respetar las creencias religiosas del alumno
 
Este respeto se llevará a cabo aunque las creencias y principios religiosos sean diferentes entre el docente y el alumno.
 
4. El maestro deberá tener un interés genuino por el alumno
Se deberá demostrar un cuidado especial a lo que el alumno nos quiera participar, tratando de evitar una actitud como si se estuviera ausente, sin prestarle la debida atención. Es incongruente hablar de la importancia de una buena relación interpersonal con los alumnos en sus reportes o documentos y que en el desarrollo de sus clases trate a los alumnos de manera diferente, ya sea de forma descuidada, déspota o darle una atención apresurada.
 
5. No se deberá ridiculizar al alumno
Consideramos que humillando, ridiculizando o dándole un mal trato al alumno es una forma inadecuada de formarlo y hacer lo anterior delante de terceras personas es aún peor. Si el caso lo amerita hay que llamar la atención, y si es necesario de forma enérgica, pero nunca ofendiéndolo. Asimismo se deberá de entender que cada alumno es un ser humano único con necesidades, inquietudes e historias de vida diferentes.
 
 
6. No se deberán tener alumnos a los que se les concedan privilegios dentro del salón, en detrimento de otros.
Privilegiar a los alumnos por los que se siente más afinidad o porque tienen mayores habilidades, en contraposición con otros alumnos, provoca desorientación y relegación de estos últimos, además de un ambiente dividido, poco favorecedor.
 
 
7. Se evitará la crítica despreciativa de la actuación profesional de otros profesores. Abstenerse del “criticar por criticar” frente al alumno.
Si se difiere, se tienen desavenencias, desacuerdos o diferencias con la forma en que otro profesor conduce su grupo o realiza sus prácticas, no darán lugar a polémicas públicas en donde esté presente el alumno, se tratarán de resolver de forma privada. Así como también cuidar la crítica despreciativa, respecto a las actuaciones de otros alumnos, directivos o personal de la escuela.
 
8. Se deberá saber lo suficiente de la materia que se imparte y mantenerse actualizado
La aceptación para impartir una materia estará sujeta a la condición de que el profesor tiene los conocimientos suficientes para poder impartir el programa de estudios que se le está proponiendo, y estará actualizado suficientemente. Hay que procurar dar la mejor clase posible a nuestros alumnos y esto conlleva la obligación de la preparación constante en el área.
 
9. Se deberá evitar en lo posible el ausentismo, impuntualidad y las salidas constantes del salón
El maestro deberá respetar los días y el horario en que estén programadas sus clases. Así como también que el tiempo que le dedique a su alumno sea de calidad evitando las salidas constantes y las interrupciones en el desarrollo de la misma ya sea con “visitantes” o con llamadas telefónicas que interrumpen y cortan el diálogo. Aunque permanezcan alumnos de grados superiores, en su ausencia hay competencias que por su cualificación, especificidad y conocimientos son propias de los profesores que tienen a su cargo las clases y los alumnos confiaron en ellos.
 
10. No se deberán retener los conocimientos y experiencias, para evitar futura competencia profesional
El maestro que no imparta todos los conocimientos que tenga acerca de la materia, ya sea por pereza o por evitar que en un futuro los jóvenes profesionales sean una competencia cuando egresen de la universidad estará teniendo una actitud mezquina.
 
 
11. No se deberá pedir remuneración alguna, ya sea económica o en especie o de otro tipo
No se deberán aceptar remuneraciones económicas de ninguna especie: dinero, regalos, entradas a espectáculos artísticos, deportivos o culturales. Así es que se sugiere al docente no recibir dinero para materiales o copias que se utilicen en el salón, no buscar, contactar o contratar personal que organice eventos, toma de fotografías, videos, elabore o empaste muestrarios, recopilaciones de apuntes o venda anillos de graduación.
No deberá organizar la reproducción ni el empaste del material de cuarto semestre. Deberá utilizar sus horas de descarga para asesorar las recopilaciones de apuntes, sin comprometerse a darles una ya elaborada o buscar personas que lo hagan.
 
12. Se deberá velar por el prestigio de la escuela.
Consideramos importante que el profesor se sienta orgulloso de pertenecer al cuerpo docente de la escuela en donde imparte sus conocimientos y sus tutorías, y debe estar orgulloso de pertenecer a ella y se lo deberá hacer patente a sus alumnos para que estos se sientan integrados y orgullosos.
   
BannerPaginaPie
 
ESCUELA INDUSTRIAL “CONCEPCIÓN QUIRÓS PÉREZ”
 
COMPROMISO DOCENTE
  
Con base en las observaciones y sucesos que ocurrieron en el semestre anterior se le sugiere al docente que antes de iniciar su nuevo curso revise, analice y se esfuerce en cumplir con los siguientes puntos:
 
1. El maestro debe considerar al alumno como una persona con dignidad inalienable
No se debe considerar al alumno como si fuera sólo algún objeto, que sirva para que el profesor trabaje con él y pueda cumplir con los requisitos que se le piden. El docente no olvidará nunca que cada alumno es una persona única e irrepetible y por lo tanto inmensamente valiosa.
 
2. No se deberá discriminar a los alumnos por diferente condición socioeconómica o de otro tipo
El profesor no deberá dar un trato en forma despreciativa, de poco interés o indigna, al alumno, que por tener una situación económica, cultural, de preferencia sexual, racial, de discapacidad física o intelectual. Si lo hace estará conculcando la dignidad de los alumnos que se ponen en sus manos. Por consiguiente no deberán de fomentar actitudes de discriminación de ningún tipo.
 
 
3. Deberá respetar las creencias religiosas del alumno
 
Este respeto se llevará a cabo aunque las creencias y principios religiosos sean diferentes entre el docente y el alumno.
 
4. El maestro deberá tener un interés genuino por el alumno
Se deberá demostrar un cuidado especial a lo que el alumno nos quiera participar, tratando de evitar una actitud como si se estuviera ausente, sin prestarle la debida atención. Es incongruente hablar de la importancia de una buena relación interpersonal con los alumnos en sus reportes o documentos y que en el desarrollo de sus clases trate a los alumnos de manera diferente, ya sea de forma descuidada, déspota o darle una atención apresurada.
 
5. No se deberá ridiculizar al alumno
Consideramos que humillando, ridiculizando o dándole un mal trato al alumno es una forma inadecuada de formarlo y hacer lo anterior delante de terceras personas es aún peor. Si el caso lo amerita hay que llamar la atención, y si es necesario de forma enérgica, pero nunca ofendiéndolo. Asimismo se deberá de entender que cada alumno es un ser humano único con necesidades, inquietudes e historias de vida diferentes.
 
 
6. No se deberán tener alumnos a los que se les concedan privilegios dentro del salón, en detrimento de otros.
Privilegiar a los alumnos por los que se siente más afinidad o porque tienen mayores habilidades, en contraposición con otros alumnos, provoca desorientación y relegación de estos últimos, además de un ambiente dividido, poco favorecedor.
 
 
7. Se evitará la crítica despreciativa de la actuación profesional de otros profesores. Abstenerse del “criticar por criticar” frente al alumno.
Si se difiere, se tienen desavenencias, desacuerdos o diferencias con la forma en que otro profesor conduce su grupo o realiza sus prácticas, no darán lugar a polémicas públicas en donde esté presente el alumno, se tratarán de resolver de forma privada. Así como también cuidar la crítica despreciativa, respecto a las actuaciones de otros alumnos, directivos o personal de la escuela.
 
8. Se deberá saber lo suficiente de la materia que se imparte y mantenerse actualizado
La aceptación para impartir una materia estará sujeta a la condición de que el profesor tiene los conocimientos suficientes para poder impartir el programa de estudios que se le está proponiendo, y estará actualizado suficientemente. Hay que procurar dar la mejor clase posible a nuestros alumnos y esto conlleva la obligación de la preparación constante en el área.
 
9. Se deberá evitar en lo posible el ausentismo, impuntualidad y las salidas constantes del salón
El maestro deberá respetar los días y el horario en que estén programadas sus clases. Así como también que el tiempo que le dedique a su alumno sea de calidad evitando las salidas constantes y las interrupciones en el desarrollo de la misma ya sea con “visitantes” o con llamadas telefónicas que interrumpen y cortan el diálogo. Aunque permanezcan alumnos de grados superiores, en su ausencia hay competencias que por su cualificación, especificidad y conocimientos son propias de los profesores que tienen a su cargo las clases y los alumnos confiaron en ellos.
 
10. No se deberán retener los conocimientos y experiencias, para evitar futura competencia profesional
El maestro que no imparta todos los conocimientos que tenga acerca de la materia, ya sea por pereza o por evitar que en un futuro los jóvenes profesionales sean una competencia cuando egresen de la universidad estará teniendo una actitud mezquina.
 
 
11. No se deberá pedir remuneración alguna, ya sea económica o en especie o de otro tipo
No se deberán aceptar remuneraciones económicas de ninguna especie: dinero, regalos, entradas a espectáculos artísticos, deportivos o culturales. Así es que se sugiere al docente no recibir dinero para materiales o copias que se utilicen en el salón, no buscar, contactar o contratar personal que organice eventos, toma de fotografías, videos, elabore o empaste muestrarios, recopilaciones de apuntes o venda anillos de graduación.
No deberá organizar la reproducción ni el empaste del material de cuarto semestre. Deberá utilizar sus horas de descarga para asesorar las recopilaciones de apuntes, sin comprometerse a darles una ya elaborada o buscar personas que lo hagan.
 
12. Se deberá velar por el prestigio de la escuela.
Consideramos importante que el profesor se sienta orgulloso de pertenecer al cuerpo docente de la escuela en donde imparte sus conocimientos y sus tutorías, y debe estar orgulloso de pertenecer a ella y se lo deberá hacer patente a sus alumnos para que estos se sientan integrados y orgullosos.